Hacer Comunidad
Registrate


¿Qué podemos hacer por un país mejor?

CONIN: La desnutrición infantil es la principal causa de pobreza en Argentina “La desnutrición infantil genera debilidad mental, la única que se puede prevenir, la única que se puede revertir, la única causada por el hombre”

 

Mi nombre es Camila Delía, tengo 19 años y estudio medicina, escribo este artículo representando a las 58 mujeres que tuvimos una posibilidad de hacer algo por nuestro país. Se nos presentó la oportunidad de colaborar en enero con la Fundación CONÍN en la provincia de Mendoza. Para los que desconocen su significado, es una institución fundada por el Dr. Abel Albino que busca prevenir y recuperar a la inmensa cantidad de chicos desnutridos que hay en nuestro país; su misión es quebrar la desnutrición infantil en la Argentina, comenzando por Mendoza y luego extenderse al resto de las provincias, y finalmente de América Latina.


Según diversos estudios se comprobó que una de las principales causas de pobreza es la desnutrición en los  primeros años de vida, ya que es ahí cuando las neuronas establecen múltiples conexiones entre si para la transmisión de los impulsos nerviosos, y permitir así el desarrollo del organismo física e intelectualmente. La desnutrición en un niño trae como consecuencias un defecto en su desarrollo físico e intelectual, el cual impide que en un futuro pueda insertarse adecuadamente en la sociedad; ya que pierden la capacidad de encontrar soluciones a problemas, de buscar opciones alternativas a las que tenían planeadas, de mantenerse concentrados, de establecer conversaciones fluidas, y muchas otras cosas ya que todo nuestro organismo funciona debido a la transmisión de impulsos nerviosos entre diversas neuronas ubicadas en distintas partes del cuerpo que son dirigidas de un receptor al cerebro, y del cerebro a un efector. Por lo que si estas conexiones no existen, o se ven carenciadas, todo el funcionamiento del cuerpo se ve con un déficit.

Ustedes se preguntarán por qué publicamos un artículo contando lo que 58 chicas hicieron en sus vacaciones ya que muchas personas se van a misionar y a realizar otros actos de solidaridad. El motivo es sencillo, lo que vivimos es algo que nunca vamos a poder olvidar y que queremos que todos los que viven en nuestro país lo sepa, ya que la pobreza es uno de los mayores problemas que tiene la Argentina. La pobreza material lleva a la inseguridad, a la desesperanza, al robo, a la frustración, a la violencia, a la droga, a una vida indigna de un ser humano. Este es uno de los problemas de los que nos solemos quejar, y que nosotros vimos y presenciamos. Pero lo que no se ve, es que detrás de esta máscara, las personas que se encuentran en estas situaciones simplemente buscan cariño, afecto, saber que a alguien le importan, que no están solos en el mundo. Para poder remediar esto hace falta devolverles la esperanza, los sueños de una vida mejor y de un hogar digno, la posibilidad de salir adelante. Y es esto lo que nosotras tratamos de hacer al ir a colaborar con la Fundación CONIN.

Nuestra misión en estos días era hacer un censo en ciertos barrios muy carenciados de forma que se pudiese saber cuáles eran las condiciones de vida de estas personas; la calidad y material de sus casas; la cantidad de personas que vivían en ellas; los alimentos que ingerían (ya que pudimos ver como algunos desayunaban mate, almorzaban guiso de lentejas o  un pedazo de pan, y de cena sólo tomaban mate); el nivel de escolaridad y educación; las enfermedades; el trabajo (si es que conseguían); el peso, talla y perímetro cefálico de los menores de 5 años para ver los índices de nutrición y desnutrición; si tenían gas; el sistema de agua que poseían; si tenía baño o letrina y si estaba dentro o fuera de la casa; etc.


Frente a esta situación nosotras creíamos que íbamos con las manos llenas para dar, pero lo que nos sorprendió es que es más lo que nos dieron ellos a nosotros. El ver como un señor que vive en una casa realmente miserable, que no tiene salario, que pasa hambre, se acerque con una sonrisa a nosotras para ofrecernos una bebida con tal de hacernos más ameno nuestro trabajo nos dejo boquiabiertas; el ver como numerosos chiquitos que tenían poco y nada, y a los cuales les hacíamos juegos mientras sus madres recibían unas charlas de primeros auxilios y embarazo, formaban una ronda para cantarle el feliz cumpleaños a una de nosotras para luego rodearla y darle un beso uno por uno diciendo: “seño feliz cumpleaños, yo soy …” (que fue mi caso); El ver como las madres limpiaban sus casas antes de que entremos con tal de que nos sintamos más cómodas; el ver como los chicos corrían el micro en el que nos transportábamos cuando nos íbamos, saludando con sonrisas en sus caras;  el haber visto esto, y tantas otras cosas nos ha hecho pensar  lo increíble que es la vida, que los que no tienen casi nada, dan incluso lo poco que tienen, cuánto nos falta dar a nosotros.

Este es el mensaje que queremos transmitir. Hay personas iguales a todos nosotros que no viven como personas, con sólo aportar $10 o $20 por mes a la fundación ya podemos hacer mucho, con aportar nuestra ayuda presencial podemos hacer tanto más. CONIN lo que hace es buscar a chicos desnutridos, llevarlos a la fundación con sus madres, recuperarlos y darles clases a las madres, luego que les dan el alta les hacen un seguimiento de forma que no vuelvan a caer en la desnutrición. Pero los recursos que tienen son escasos, hace falta más ayuda tanto material como  “mano de obra”, así como rezos.  Hemos visto como estudiantes de otros países venían a ayudar a esta fundación, y como personas extranjeras le hacían donaciones. Mi pregunta es ¿cómo puede ser que gente de afuera tenga que venir a ayudar cuando somos tantos los argentinos que podemos hacer mucho?

Creería que ya es tiempo de que en vez de quejarnos empecemos a hacer, empezar a hacer algo más por nuestro país y por la gente que vive en él, incluyéndonos a nosotros mismos. Como dice la Madre Teresa, la alegría está en dar sin esperar nada a cambio, y ahí cada uno encontrará la paz que está buscando, olvidándose un poco más de uno mismo y mirando al que está al lado nuestro, no sólo en Mendoza sino en todas partes donde nos movamos y vivamos. Esta Fundación es sólo un ejemplo, porque estoy segura de que hay muchas otras cosas que se hacen, pero es esta la que viví yo y todas estas chicas, y es esta la que comunicamos al país. Entre sus proyectos buscan construir más centros CONIN en todo el país, capacitar más enfermeras, médicos y psicólogos, nutricionistas, trabajadores sociales y todas las personas dispuestas a ayudar, ya que cuánto más personas y cuánto más ayuda, mejores y mayores resultados vamos a poder ver.

Dejo en cada uno de ustedes la decisión de no hablar tanto sobre cómo cambiar el país y el mundo, y el empezar a hacer algo por cambiarlo. Uno solo no puede, pero si cada uno pone su parte, su granito de arena, lo que podríamos hacer serían maravillas. Creo que $20 por mes para algunos requiere poco esfuerzo, pero juntando los de varias personas, con CONIN de por medio, puede ofrecer la posibilidad de una vida mejor para otros.  Está en nosotros.

“Tenemos que terminar con la eterna guerra del hombre contra el hombre, e iniciar todos juntos la única guerra que vale la pena, la única en que todos ganan, la guerra del hombre contra el hambre” Dr. Abel Albino

Este es el mail del Dr. Abel Albino, fundador de la Fundación CONIN para aquellos que quieran contactarse con él:

Esta es la página Web de la Fundación CONIN: http://www.conin.org.ar/colabora.php

Queda en cada uno de nosotros. Muchas gracias,

Camila Delía


 

 

»

Publicar tus necesidades y/o ofrecerte como voluntario en la sección Clasificados Solidarios.


»

Publicar tus eventos, en la sección Agenda.


»

Escribir notas sobre temas sociales en la sección Tus Notas.


»

Conocer distintas iniciativas de organizaciones sociales.